• 400 gr. de rape (en lomos)
  • 300 gramos de langostinos cocidos
  • 800 ml. de leche de coco (2 latas)
  • 300 gr. de champiñones (laminados o si no, los laminamos nosotros)
  • Cilantro fresco
  • 2 limas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cuarto de jengibre
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 1 avecrem de pescado.
  • 1 cayena (opcional).
  • 1 cucharada de azúcar.
  • Arroz blanco (opcional). Podemos acompañar esta receta con arroz blanco.

 

Preparación:

Pelamos los langostinos cocidos y los troceamos. Reservamos.

El rape en nuestra pescadería que nos lo prepare en lomos.

Pelamos y picamos el ajito; el jengibre lo cortamos en láminas muy finitas. Picamos el cilantro antes de comenzar o luego con la mano cogemos un poco y lo echaremos por encima.

Ponemos una cacerola a fuego lento con un chorro de aceite y lo añadimos todo a la cacerola. Si nos gusta el picante, añadimos una cayena.  Rehogamos un minutín y movemos para que no se queme.

Echamos la leche de coco y el avecrem de pescado. Movemos todo. Y añadimos la cucharada de azúcar.

Exprimimos las limas en un vaso, quitamos las pepitas y lo añadimos a la sopa thai. Lo movemos todo a fuego lento un par de minutos más.

Lo sacamos y lo trituramos todo con una batidora o batimos directamente en la cacerola, ya que la vamos a usar ahora de nuevo.

Cortamos los lomos de rape, si queremos podemos dejarlos con el hueso central.

Volvemos a poner dentro de la cacerola la sopa triturada, añadimos los trozos de rape y, mientras está a fuego lento, limpiamos, escurrimos y cortamos los champiñones en láminas. Añadimos los champiñones y lo vamos moviendo durante 15 minutos. Metemos otro poquito cilantro y movemos. Y cuando queden 2 minutos para el final del tiempo incorporamos los trozos de langostinos.  Miramos que los trozos de rape tengan ese color blanco perfecto.

Cuando ya esté hecho, probamos y si queremos añadimos un poco de sal. Cuando sirvamos espolvoreamos un poco de cilantro y lista para servir.

 

Podemos acompañar esta receta con un poco de arroz blanco.

Ingredientes:

  • 1 kg. de palometa cortada en trozos no muy grandes (o entera y la cortamos nosotros).
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva virgen extra
  • 1 hoja de laurel
  • Vinagre (1 chorrito)
  • Pimienta
  • Perejil
  • Harina
  • Sal
  • Medio vaso de agua
  • Medio vaso de vino blanco (opcional)
  • 1 avecrem de pescado (opcional)

 

Preparación:

Preparamos dos cosas: por un lado, una sartén con aceite; y por otro, preparamos una olla también con aceite donde vamos a hacer el guiso de palometa.

Lavamos y secamos muy bien la palometa y la cortamos en trozos no muy grandes, que se salan por ambos lados y los pasamos por harina.

En la sartén que hemos preparado, con abundante aceite, se fríen los trozos de palometa por ambos lados unos minutos, cuando estén los sacamos y los ponemos directamente en la olla con aceite que hemos preparado.

A continuación hacemos un majado en el mortero con los ajos, el perejil y la pimienta, luego echamos un chorro de aceite y uno de vinagre, los movemos bien.

Incorporamos el majado a la olla, donde están los trozos de palometa, añadimos una hoja de laurel, medio vaso de agua y medio de vino blanco (si no queremos poner vino blanco, echamos el vaso de agua entero). Para darle un poco de más sabor, podemos añadirle un avecrem de pescado. Ponemos un poquito de harina y movemos todo.

Dejamos al fuego durante unos 15 minutos, moviendo y salpimentando un poco por encima, y a continuación, se sirve.

 

Se llama palometa al “estilo cocinero marinero” porque esta receta la usan muchos cocineros en los buques, aunque ellos lo suelen preparar todo en la misma olla.

Ingredientes:

8 filetes de merluza (siempre pares) (un cachopín por persona)
12 langostinos (según tamaño y gusto)
8 lonchas de queso de havarti (sándwich)
1 bandeja de setas
2 dientes de ajo
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta. 
2 ó 3 huevos para batir
Harina para rebozar.

 

Preparación:

Limpiamos los filetes de merluza, salamos y seleccionamos las parejas que van a formar los cachopines que sean lo más parecidos en tamaño y forma.


Lavamos y secamos las setas y las troceamos. Y pelamos los ajos y los picamos.

En una sartén con aceite, echamos los ajos picados. Cuando empiecen a dorarse,  incorporamos los trozos de setas, y salpimientamos. Vamos moviendo durante unos minutillos. Reservamos.

Pelamos los langostinos (quitamos la piel y cabeza) y los partimos a la mitad o en tres trozos. Los echamos a una sartén y los hacemos a la plancha con un poco de aceite de oliva virgen extra.

Sobre cada lomo de merluza, colocamos una loncha de queso, y ponemos (con la ayuda de una cucharita) unas poquitas setas al ajillo y unos poquitos trozos de langostinos, otra loncha de queso y otro lomo de merluza.

Preparamos un plato con harina y otro con huevos batidos.

Procedemos al rebozado: primero en harina y luego en huevo batido.

Ponemos una sartén con mucho aceite y lo dejamos calentar. Cuando esté muy caliente ponemos los cachopines durante uno o dos minutos por cada lado, dependiendo de lo gruesos que sean los lomos. Para que queden bien, freímos primero a fuego fuerte y luego bajamos el fuego para que se hagan bien en el interior.

Como siempre que hacemos el rebozado, los sacamos de la sartén los colocamos en un plato con papel de cocina para que no nos queden grasientos.

 

Listos para servir.

 

CONSEJO: Si te gusta la cebolla caramelizada también puedes añadirla. El paso sería entre las setas y los langostinos, y luego, ya sabes, añades una cucharadita de cebolla caramelizada al cachopín antes de cerrarlo.

Ingredientes:

  • Pimientos del piquillo (mínimo 2 por persona)
  • Bacalao (si está congelado, lo descongelamos). Puede ser: congelado, desmigado, fresco...
  • 2 Cebollas grandes
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Ajo
  • Queso rallado
  • 1 bote de tomate natural triturado
  • Vino blanco (medio vaso)


Elaboración:

Preparamos el bacalao, que quede bien sin espinas y sin piel. Y lo podemos hacer de varias formas: si está en rodajas lo cortamos y directamente se fríe o primero se puede hacer un poco a la plancha (ponemos un poco de aceite oliva virgen extra y lo añadimos sin salpimentar) y después lo desmenuzamos y reservamos.

El resultado es siempre el mismo: desmenuzarlo y reservarlo.

Pelamos y cortamos una de las cebollas y la cortamos en juliana (en tiras).
 
En esa misma sartén rehogamos la cebolla cortada en juliana, mejor que quede enterita, agregamos entonces el bacalao desmenuzado y salpimentamos al gusto.

El pescado es mejor que quede jugoso así que no lo hagáis mucho.

Dejamos enfriar, y rellenamos los pimientos.

Precalentamos el horno a 180 grados.

 

Salsa de tomate:

Pelamos y picamos otra cebolla.

Calentamos un chorro de aceite de oliva virgen extra en la sartén y vamos a seguir este orden: doramos los ajos, pochamos la cebolla (picada), añadimos el tomate, el medio vaso de vino y la pimienta.


Dejamos hervir unos 10 minutos aproximadamente. Trituramos la mezcla.


Colocamos los pimientos rellenos en una fuente de horno y vertemos la salsa de tomate por encima, ponemos queso rallado y los introducimos al horno a 180ºC, durante 15 minutos (con calor arriba y abajo) para terminar su preparación.

 

Listo para servir.

Ingredientes para Croquetas de gambas y merluza

  • 300 gr. de gambas
  • 500 gr. de merluza
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil
  • Sal
  • 100 gr. harina
  • mantequilla
  • 500 ml. de leche entera
  • Nuez moscada en polvo
  • 2 huevos para rebozar
  • Pan rallado para rebozar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Aceite para freír

 

Preparación:

Troceamos la merluza. Comprobamos que la merluza está perfecta, sin piel y sin espinas. Añadimos sal y por encima echamos un poco de nuez moscada. Y la desmigamos lo máximo posible. La reservamos.

Pelamos las gambas, reservamos los cuerpos y los picamos. Apartamos la piel y las cabezas que las vamos a usar ahora.

En una sartén (donde vamos a hacer todo), ponemos aceite de oliva virgen extra y echamos las cabezas y la piel de las gambas. Las pinchamos para que echen su jugo.

Cuando ya esté el juguillo, sacamos todos los restos para poder utilizar el caldo. Nos aseguramos de que no queda ni un resto de cabeza ni de piel. Podemos utilizar de ayuda un colador y luego volver a coger el jugo y devolverlo a la sartén.

Truco: La leche, que vamos a incorporar en breve, se puede echar fría, pero si es caliente espesa más rápido.

Ponemos la mantequilla a fuego lento y añades un poco de jugo a la sartén y removemos. Incorporamos un poco de perejil. Cuando se vaya haciendo vamos incorporando las gambas picadas y la merluza troceada, y lo cocinamos durante 3 minutillos, que estén tierno todo todavía. Echamos la harina. Lo mezclamos todo bien y poco a poco echamos la leche. Movemos y movemos hasta que espese. Y espolvoreamos un poco más de nuez moscada.

Sin parar de remover, dejamos que se cocine la mezcla durante otros 2 minutos. En el momento en que comience a hervir, la crema estará lista. Nos debe de quedar una pasta espesa pero cremosa.

La ponemos en un recipiente y dejamos la masa enfriar durante una noche (más o menos) y al día siguiente usamos la masa para dar forma a nuestras sabrosas y nutritivas croquetas de merluza y gambas.

 

Para hacer la forma:

Formar las croquetas con la mano o con dos cucharas y las pasamos por huevo y pan rallado (Puede ser pan rallado, mezclado con ajo en polvo y perejil opcional)

Freímos en abundante aceite caliente, de pocas en pocas, sólo unos segundos.

Y si hemos hecho muchas, lo mejor es congelarlas antes de freír.

Ingredientes:

  • 1 kg de atún en rodajas
  • 300 gr. de manteca de cerdo (o si lo vamos a preparar: compramos 750 gramos de tocino de cerdo y botes para poder guardarlo en la nevera)
  • 2 cabezas de ajos
  • 1 hoja de laurel
  • pimienta blanca y negra (mixta de varias también vale)
  • aceite de oliva virgen extra

Preparación de la manteca de cerdo:

Cogemos el tocino de cerdo y le quitamos la corteza y la troceamos muy finito. Ponemos en una olla un poco de agua y la ponemos a fuego lento. Cogemos los trocitos pequeños y los introducimos. Al final de la cocción, vas sacando el líquido amarrillento y es la manteca.  Luego tienes trozos, llamados chicharrones, que van a flotar en la parte de arriba, los sacamos y los volvemos a cocer para sacarles todo el partido. El líquido tiene que quedar marrón pero cuidado que no se queme. Lo vamos sacando poco a poco y lo dejamos enfriar en la nevera hasta que lo utilicemos. Como veis, se va poniendo en la nevera de color blanco.

Preparación del atún en manteca:

Cortamos el atún en trozos y aplastamos el ajo sin pelar. Reservamos.

Derretimos la manteca en una cacerola con aceite y luego añadimos agua. Cuando hierva introducimos los lomos de atún, los ajos pelados y aplastados, la hoja de laurel y la pimienta mixta. Tiene que quedar cubierto el atún con todo. Lo ponemos a fuego lento y dejamos que se haga (sabremos que está cuando los ajos estén tiernos y el atún hecho). Sacamos los ajos y la hoja de laurel y los quitamos.

Sacamos el atún y lo ponemos en la bandeja de horno (mejor con bordes) donde vayamos a dejar hacerse el atún en manteca. Cubrimos los trozos de atún con la manteca derretida por encima y lo dejamos enfriar. Se va a solidificar y se pondrá blanco. Cuando queramos, lo sacamos y servimos con pan.

Si la capa os queda por encima también es una bonita presentación.

¡Delicioso!

 

 

Ingredientes: 

  • 1 palometa grande (y que nos la limpien bien y nos la den en filetes)
  • 2 ó 3 Patatas
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 1 hoja de Laurel
  • Orégano
  • Perejil
  • 1 bote de salsa de tomate natural triturado
  • 1 vaso de vino blanco
  • Harina
  • Sal
  • Agua
  • Avecrem de pescado

 Preparación:

Le pedimos a nuestro pescadero que nos limpie bien la palometa y nos la haga en filetes.

Pelamos y picamos la cebolla y el ajo.

Ponemos en una cacerola aceite a calentar y echamos la cebolla, que se vaya pochando, y a continuación incorporamos el perejil, el orégano y el ajito. Añadimos un vaso de vino blanco y un avecrem de pescado. Y lo dejamos cociendo.

Pelamos y cortamos en círculos planos las patatas (como para hacer tortilla pero un poco más anchos).

Añadimos el tomate natural triturado a nuestra cacerola y un vaso de agua. Introducimos las patatas peladas. Si se queda corto y se queda seco, añadimos un poco más de agua. Y las dejamos casi 20 minutos. Y metemos una hojita de laurel.

Mientras, colocamos los lomos de la palometa limpios en un plato y los salamos y enharinamos.

En una sartén aparte, ponemos aceite en abundancia y freímos los lomos de la palometa. Los dejamos hechos, los sacamos y los ponemos encima de papel absorbente.

Cuando estén las patatas casi hechas (tienen que estar blanditas), añadimos la palometa al guiso. Y la dejamos 5 minutos más. Probamos la salsita y echamos más sal si fuese necesario.


Ingredientes:

- 1 kg. de congrio (que nos lo limpien en la pescadería y las sobras para congelar)

- 1 pata de pulpo cocida

- 300 gr. de langostinos cocidos

- 300 gr. de mejillones pelados cocidos

- 1 paquete de palitos de cangrejo

- 1 pimiento rojo

- 1 pimiento verde

- 1 cebolla

- 1 tomate maduro

- Vinagre

- Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

En una olla echamos el congrio, llenamos de agua que lo cubra justo por encima, con sal. En 10 minutos estará, probamos, si está soso le añadimos un poquito de sal. Lo escurrimos, lo dejamos enfriar y lo cortamos en daditos gruesos. (Si nos ha sobrado algo del congrio, podemos congelarlo para un fumet de pescado).

Empezamos ahora nuestro salpicón: Limpiamos, pelamos y picamos lo máximo posible todas las verduras. Y lo echamos en un bol grande. Echamos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y un buen chorro de vinagre. Removemos bien. Añadimos los daditos de congrio, el pulpo, los mejillones y los palitos de pescado previamente picados y volvemos a remover. Si vemos que está todo un poco soso, añadimos una pizca de sal, más aceite y más vinagre.

Listo para comer.

En honor a la Comisión Mixta hispano- marroquí, del pasado 12 de julio, no podíamos dejar pasar la oportunidad de poneros una auténtica receta de Marruecos: la Pastella de pescado, en este caso de merluza, gambas y calamares. Pero también podemos elegir otros pescados que nos gusten.

Ingredientes:                        

  • 1 kg. de merluza en filetes
  • 1 kg. de gambas
  • 1 kg. de calamares
  • de fideos chinos
  • Sal
  • pimentón dulce
  • pimentón picante
  • Aceite de oliva virgen extra
  • cúrcuma
  • pimienta
  • Cilantro
  • perejil
  • 2 dientes de ajo picados
  • Limón
  • 1 huevo
  • Harina
  • Mantequilla
  • Pasta brick

Preparación:

Desmenuzamos la merluza.

Pelamos y picamos el ajito. Ponemos las gambas en una sartén con un chorro de aceite, añadimos perejil picado, cilantro picado, otro diente de ajito picado, sal, pimienta, pimentón dulce y picado, y una cucharada de mantequilla. Dejamos que se hagan bien las gambas y las reservamos con la salsita en un bol grande.

Cortamos los calamares en trocitos. En esa misma sartén, volvemos a añadir las mismas especias y hacemos lo mismo con los calamares cortados en trozos. Y los dejamos cocer bien. Y reservamos con las gambas. Movemos todo.

Mientras, ponemos los fideos chinos en agua hirviendo durante 5 minutos. Los sacamos y los escurrimos.

En la sartén utilizada añadimos la merluza desmenuzada, con los fideos, las gambas, los calamares y otras dos cucharadas de perejil, el zumo de limón y mezclamos todo bien. Añadimos un puñado de sal.

En un molde de horno plano y redondo ponemos un poco de harina para que no se peguen y ponemos las hojas de la pasta brick estiradas y que cuelguen por fuera.

Calentamos en una cacerola un poco de mantequilla, la hervimos y con ella pintamos la masa brick.

Ponemos el relleno encima. Tapamos con otra hoja de masa brick y plegamos los bordes que colgaban hacia el centro. Ponemos otras hojas más por los bordes y metemos los bordes para dentro y los metemos debajo de la Pastella.  Tenemos que hacer que quede como un saco hacia abajo (ver foto). Y luego ponemos un poco de harina por encima.

Batimos un huevo y pintamos lo de fuera con él. Precalentamos el horno a 180 grados. Y primero ponemos a calentar por debajo y luego por arriba hasta que se dore.

Listo para servir.

Hoy os traemos una versión de la receta de Arguiñano, sin duda es la que será la receta del verano, ideal para aguantar este calor y sorprender a los nuestros.

Ingredientes:

  • 300 gr. de rape
  • 20 gambas
  • 800 gr. de tomate rojo
  • 800 gr. de mango
  • Picatostes
  • 100 gramos de pan del día anterior (sugerencia rústico o pan de pueblo)
  • 3 dientes de ajo
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • cebollino (opcional para decorar y un poco para cocinar)

Preparación:

Esto es como el gazpacho de toda la vida, si tenemos un robot de cocina pues lo hacemos con él, o si no, lo hacemos como lo hacían nuestras abuelas: cogemos un bol grande y una batidora.

Mojamos el pan del día anterior y lo ponemos al fondo del bol donde vamos a batir. Pelamos los tomates, el mango y dos dientes de ajos. Los cortamos en trozos, los batimos junto con el pan y les añadimos un puñado de sal. Añadimos un chorro de aceite de oliva virgen extra. Si quedase demasiado espeso lo aligeramos con un chorrito de agua. Seguimos batiendo. No queremos grumos. Probamos y sazonamos al gusto. Cuando esté listo, reservamos en la nevera.

En una sartén ponemos un poquito de aceite de oliva virgen extra, le añadimos un diente de ajo sin pelar y les damos un rápido calentón a los picatostes.  Y los reservamos.

Picamos un poco de cebollino. Pelamos las gambas y cortamos el rape en dados. Los sazonamos por los dos lados y lo salteamos todo junto en una sartén con otro chorrito de aceite de oliva virgen extra. Hasta que quede blanquito el rape y la gamba esté hecha. Escurrimos el aceite que tenga y reservamos.  

Servimos el salmorejo y encima los trocitos de rape, las gambas, los picatostes y un poco de cebollino. Delicioso y original.  

Ingredientes:

  • 6 sardinas grandes por persona (quedarán como bocadillos, entonces deben ser sardinas pares)
  • 150 gramos de queso cabrales (más o menos por cada 500 gramos usamos 150 gramos de queso)
  • 2 huevos
  • Harina
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 limón
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Vinagre (para acompañar en la ensalada)
  • Escarola (para acompañar)
  • Rúcula (para acompañar)

Preparación:

Compramos las sardinas grandecitas y las limpiamos bien por dentro y por fuera. A la hora de abrirlas las quitamos la espina central y cortamos las colas. Y con el dedito quitamos cualquier espinita pequeña que veamos pegada.

Cortamos el queso cabrales en trozos, aunque queden de distintas formas y algunos queden pegados. Y añadimos un poco de sidra al cuenco. Y removemos un poco.

En un plato colocamos las sardinas abiertas (con la piel hacia abajo)  y con una cuchara rellenamos las sardinas con los trocitos de queso cabrales con sidra. Ponemos otra sardina abierta encima (como si fuera un bocatín). Y así hasta que terminemos de colocar todas.

Ponemos a calentar bastante aceite en una sartén.

Ponemos la harina en un plato llano, y en un cuenco batimos los huevos y echamos un poco de sal y pimienta negra. Y removemos.

Pasamos los bocadillitos de sardina rellenos por harina y luego por el cuenco de huevo.

Las metemos en la sartén hasta que veamos que se doran, primero un lado y luego el otro. Las sacamos y las dejamos encima de papel de cocina para que chupe el aceitito sobrante.

En un bol grande mezclamos la rúcula y la escarola. Lo aliñamos con sal, aceite y vinagre. Y Acompañamos con ello a nuestras sardinas rebozadas. Para dar un toque final podemos poner un poco de limón exprimido por encima.

No nos extraña que las conservas de atún sean una compra frecuente en el consumidor, pues en cada lata te llevas una gran cantidad de vitaminas y minerales. Cabe mencionar aquí las vitaminas A y D y las del grupo B, que superan en el atún a: carnes, huevos y quesos; en cuanto a los minerales destacan el fósforo, el magnesio, el hierro y el yodo, fundamentales para un buen desarrollo.

Con el plato de hoy: fácil y sencillo, nos aseguraremos que en nuestro carro de la compra siempre haya unas latas de atún para dejar en la despensa. Además, al acompañarlo de hummus,  le vamos a añadir al atún una gran base energética y de fibra.

Ingredientes:

  • 300 gr. de lata de atún al natural
  • 2 cucharadas soperas de queso crema bajo en grasa
  • 2 cucharadas soperas de tomate frito
  • 4 huevos: usaremos 2 huevos y luego dos claras de huevo
  • 1 cebolla
  • Especias al gusto (pimienta negra, nuez moscada…)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

 Hummus casero:

  • Un bote de garbanzos cocidos (400 gr.)
  • 2 dientes de ajo
  • 60 ml. agua
  • 30 gr. de semillas de sésamo sin tostar
  • Un chorro de aceite de oliva virgen extra
  • Un limón y medio.
  • sal

Molde para horno

Batidora

Preparación:

Pelamos y picamos la cebolla y la sofreímos en una sartén con aceite de oliva virgen extra durante diez minutos. Removemos para que no se pegue.

En un bol grande, mezclamos el atún, las dos claras de huevo, el tomate frito, el queso de crema, echamos la cebolla frita y lo sazonamos y echamos las especias al gusto. Trituramos hasta obtener una masa homogénea.

Llenamos un molde de horno y lo horneamos a 180 grados durante 20 minutos. Dejamos enfriar y desmoldamos.

Elaboración del Hummus

Escurrimos los garbanzos del bote y le quitamos el agua. Pelamos los dos dientes de ajo. Exprimimos el limón y medio en un vaso aparte para que no caigan luego las semillas del limón.

Echamos todos los ingredientes al bote de la batidora: añadiendo 60 mililitros de agua y un chorro de aceite de oliva, las semillas de sésamo y batimos.

Para presentarlo podemos poner un poco de pimentón al final de cada montículo que le hayamos puesto al pastel de atún.

Os proponemos una receta asturiana, que aunque no es la más típica de allí, sí es una de las favoritas por ser sabrosa y sana. La carne del bonito es rica en ácidos grasos Omega 3, que disminuyen los niveles de colesterol. También puede reducir el riesgo de formación de coágulos y trombos.

Ingredientes para 4 personas.

  • 700 gr. de bonito fresco sin piel ni espinas
  • 75 gr. Jamón serrano (para picar, puede ser ya picado)
  • 3 huevos
  • 50 gr. de harina
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 2 pimientos del piquillo
  • 1 cebolleta
  • 1 diente de ajo
  • Aceitunas verdes sin hueso
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Perejil
  • Tomillo/orégano/nuez moscada (a elección)
  • Avecrem de carne

 Para la salsa:

  • 2 cebollas
  • 2 tomates
  • 1 diente de ajo
  • 100 ml de vino blanco

 Papel film (transparente)

Acompañamiento: patatas fritas (opcional)

Preparación de la salsa asturiana:

Rallamos dos tomates. Pelamos y picamos un diente de ajo y las dos cebollas. Primero calentamos un poco de aceite virgen extra en una cacerola, ponemos el ajito y lo doramos, y a continuación añadimos las cebollas y metemos los tomates rallados y el avecrem de carne. En otra cacerola ponemos a hervir el vino.  Sofríe todo bien mientras y luego vierte el vino que tenías hirviendo. Ahora echamos alguna de las especies que más nos gusten: tomillo, u orégano o nuez moscada, lo que queramos al gusto. Cocinamos todo junto durante 10 minutos más. Trituramos y reservamos la salsa caliente.

Preparación del bonito:

Una vez que tengamos el bonito sin piel ni espinas, lo desmenuzamos y lo dejamos en un bol grande. Picamos bien un diente de ajo, la cebolleta, el jamón, las aceitunas verdes y los pimientos de piquillo. Todo muy picadito. Lo desmenuzamos y lo mezclamos en el bol. Añadimos un huevo crudo, perejil, sal, pimienta negra y pan rallado. Mezclamos bien todo para que se haga una masa.

Nos mojamos las manos y separamos la masa que hemos creado en dos partes, la enrollamos bien con papel transparente. Y lo dejamos reposar 10 minutos.

Ponemos en una sartén aceite en abundancia y muy caliente. En un plato hondo batimos dos huevos. Sacamos la mezcla de bonito del papel film, los pasamos por harina y por los huevos batidos y los freímos en la sartén.

Presentación: Ponemos la salsa y la rodaja encima. Y podemos acompañarlo de una ramita de perejil y unas patatas fritas.

 

Os traemos una sabrosa y original receta de rodaballo para que hagáis en vuestros días especiales. Está tan deliciosa que no quedará nada en el plato.

Ingredientes:

  • 4 lomos de rodaballo con piel
  • 3 dientes de ajo
  • 300 gr. de gambas peladas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vino blanco
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil
  • 2 cebollas
  • Una hoja de laurel
  • Avecrem de pescado (opcional)

Acompañamiento: Patatas panaderas:

  • Patatas
  • Aceite de girasol

 

Preparación

En nuestra pescadería habitual pedimos que nos limpie nuestro rodaballo: es decir, que nos quite la cabeza y la columna y nos lo separe en 4 lomos limpios. Nos llevamos la cabeza y la columna para hacer un caldo que vamos a usar.

Cuando lleguemos a casa, vamos a preparar primero nuestra base de patatas panaderas y, mientras se hacen al horno, hacemos nuestro pescado.

Acompañamiento patatas panadera:

Pelamos y cortamos las patatas en rodajas finitas. Ponemos a calentar el aceite en abundancia en una sartén y marcamos las patatas durante 5- 10 minutos. Después las sacamos, las escurrimos y mientras preparamos el pescado las dejamos hacerse en el horno. Unos treinta minutos.

Para el rodaballo:

Pelamos y picamos una de las dos cebollas. Y por otro lado los ajitos.  Después pelamos la otra cebolla y la dejamos entera.

Con la cabeza y la columna de nuestro rodaballo hacemos nuestro fumé de rodaballo: que significa, un caldo de pescado. En una cacerola echamos un par de vasos de agua llevada a ebullición y añadimos la cabeza y la columna. También podemos añadirle un avecrem de pescado. Y lo dejamos que hierva. Si queremos le metemos una cebolla pelada entera y una hoja de laurel. Y lo que nos guste echarle al caldo.

Por otro lado, salpimentamos los lomos por un lado y por otro.  A continuación, ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén y vamos a poner el rodaballo con la piel hacia arriba unos 3 minutos. Y luego le damos la vuelta y otros 3 minutos.

Mientras se hace el rodaballo a la plancha (y adquiera color blanquecino), en otra sartén vamos a preparar nuestro pilpil de gambas: ponemos un poco de aceite y freímos la cebolla picada y el ajito. Lo hacemos hasta que se doren, y añadimos las gambas. Las cocinamos bien durante algo más de dos minutos y hasta que tengan el color rojizo. Después añadimos un vaso de vino blanco y un poco de nuestro fumé de pescado. Añadimos el perejil. Dejamos que se reduzca y reservamos. Probamos y sazonamos al gusto. Con un colador pasamos la salsa y removemos bien poniendo más aceite para que espese. Reservamos las gambas. Para que quede un pilpil perfecto, tiene que poder cogerse la salsa casi con tenedor.

Emplatado:

Sacamos las patatas panaderas del horno y ponemos encima los lomos de rodaballo. Después vertemos la salsa de pilpil y añadimos las gambas. Lo podemos hacer sobre la propia bandeja de horno o servirlo así en cada plato individual.

Esta receta es ideal para tomar con niños, pues  no sabrán que la salsa lleva cebolla y que las albóndigas de jurel están  hechas con todas las propiedades nutritivas que el pescado conlleva.

Ingredientes:

  • 1 Jurel grande
  • 1cebolla pequeña
  • 2 dientesajo
  • Pan rallado
  • 1huevo
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Harina
  • Perejil
  • Aceite de oliva virgen extra

 Para la salsa:

  • 1 cebolla
  • aceite de oliva virgen extra
  • vino blanco
  • 1 avecrem de pescado
  • 250 gr. de manzanas Golden
  • 350 g de nata líquida
  • Una cucharadita de especias de curry
  • Cebollino
  • Sal

Preparación:

Para la salsa:

Empezamos por la salsa: Pelamos y troceamos las manzanas. Lo más pequeño posible porque las vamos a batir. Reservamos.

Pelamos la cebolla y la picamos. Echamos aceite en una sartén y la freímos. Cuando ya esté frita añadimos el vino, echamos los trozos de manzana y damos unas vueltas en la sartén. Añadimos la nata y una cucharadita de especias de curry. Dejamos que reduzca un poco y que coja el sabor. Añadimos sal al gusto. Y por último trituramos todo en una batidora.

Añadimos la salsa por encima de nuestras albóndigas de jurel.

Preparación de las albóndigas de jurel:

Pedimos a nuestro pescadero que limpie bien el jurel. O si no lo hacemos en casa y lo limpiamos de escamas y espinas.

Ponemos  agua a hervir y metemos el jurel. Dejamos que se haga. Una vez hecho, lo sacamos y dejamos que se enfríe. Lo desmenuzamos y reservamos en un bol grande (ya que vamos a añadir más ingredientes).

Pelamos y picamos la cebolla y un diente de ajo.

En una sartén, con un chorro de aceite oliva virgen extra freímos la cebolla y el ajo. Cuando estén hechos lo añadimos a nuestro bol de pescado. Agregamos un huevo crudo, sal, pimienta negra y pan rallado y removemos con las manos hasta conseguir una masa homogénea. Dejamos macerando la masa durante 15 ó 20 minutos.

Hacemos las bolitas con la masa y las pasamos por harina. Y las freímos en abundante aceite y poco a poco las dejamos sobre papel absorbente para que chupe la grasilla.

Servimos las albóndigas en caliente acompañadas de la salsa y un poco de perejil por encima.

 

 

Vamos a elaborar una sabrosa receta de langostinos con un aliño cajún elaborado por nosotros mismos. Es una receta muy sencilla que le dará a nuestros langostinos un toque especialmente glamuroso. Sabed que esta receta necesitará tres horas de frigorífico.    

 Ingredientes:

  • 400 gramos de Langostinos
  • Ajo en polvo
  • Cebolla en polvo
  • Pimienta negra y blanca (o cuatro pimientas)
  • Tomillo seco
  • Orégano seco
  • Pimentón picante
  • 2 ó 3 dientes de ajos
  • Perejil fresco
  • Aceite de Oliva virgen extra
  • Cilantro o cebolleta tierna (lo que más nos guste)
  • Un cuarto de vaso de vino blaco
  • Bolsa de plástico hermética para enfriar en la nevera

 Preparación:

Existe gran variedad de recetas para elaborar el condimento de cajún (que no deja de ser una mezcla de diferentes tipos de especias). Lo primero que vamos a usar es un bol y en él vamos a introducir las siguientes especias: mezclar bien 1 cucharada de ajo en polvo, 1 cucharada de cebolla en polvo, 1 cucharadita de las cuatro pimientas, 2 cucharaditas de tomillo seco, una pizca de orégano seco y pimentón picante. Y mezclamos bien todos los ingredientes. Reservamos.

Vamos a pelar los langostinos. En algunos restaurantes te dejan la cola, puedes dejarla o retirarla. A continuación, los metemos debajo del agua para limpiarlos bien y que absorban lo que le vamos a echar. Le añadimos unas cucharaditas de nuestro cajún recién elaborado y removemos, el truco es que queden embadurnados.

Cogemos una bolsa de plástico hermética, cerramos y guardamos en el frigorífico tres horas (pueden ser más para que los langostinos cojan el sabor).

Picamos el cilantro o la cebolleta tierna. Reservamos.

Pelamos y picamos el ajo, y lo ponemos a freír en una sartén con aceite de oliva virgen extra, retiramos el ajo y salteamos los langostinos unos minutos hasta que veamos que estén en su punto, echamos el cilantro picado o la cebolleta tierna que tenemos picada, salteamos, e incorporamos al final el ajo picado y un poco de perejil fresco. Para elaborar nuestra salsa añadimos un cuarto de vaso de vino blanco, una cucharadita de nuestro condimento cajún preparado, dejamos que se reduzca un poco y listo para servir.

Os dejamos aquí un rico potaje de vigilia con bacalao que en olla express tarda 50 minutos. No te olvides el pan, porque mojarán. Recuerda que tanto el bacalao como los garbanzos tendrán que estar en remojo toda la noche.

Ingredientes:

  • 200 gramos de bacalao
  • 300 gramos de garbanzos
  • 100 gramos de espinacas
  • 4 huevos
  • Pimentón dulce
  • Pimentón picante
  • Ajo
  • Cebolla
  • Aceite
  • Sal
  • 2 rebanadas de pan
  • 2 patatas pequeñas
  • Perejil
  • Una hoja de laurel

Preparación:

Dejamos el día anterior los garbanzos y el bacalao en agua. Cada uno por separado. Y al bacalao cambiamos el agua cada 8 horas.

Ponemos a cocer los 4 huevos hasta que sean huevos duros. Los pelamos y separamos las yemas por un lado y las claras por otro, y reservamos.

Cortas el pan en rebanadas y usaremos 2 ò 3. Reservamos también. Pelamos el ajo y la cebolla y lo troceamos. Pelamos y cortamos las patatas en cuadraditos pequeños.

Dejamos 3 dientes de ajo para el final.

En la olla fríes aceite y cuando esté caliente pones las rebanadas de aceite hasta que estén doraditas y las sacas. El fuego lo dejamos a fuego lento.

Troceamos el bacalao que hemos tenido en agua durante la noche.

En el mismo aceite echamos la cebolla y los dientes de ajo hasta que se pochen. Echamos el bacalao y seguimos rehogando. Después añades las espinacas y las patatas cortadas en cuadraditos pequeños. Rehogamos todo a fuego lento. Incorporamos los garbanzos y lo cubres todo con agua. Rehogamos y movemos. Añadimos una cucharada de pimentón dulce y otra de pimentón picante. Ponemos sal al gusto. Probamos y cerramos.

Durante 50 minutos dejamos la olla tapada, a fuego lento.

En un bol vamos a poner el pan frito, 3 dientes de ajo. Añadimos aceite, perejil, una cucharadita de pimentón dulce y otra picante. Hacemos una masa e incorporamos las yemas de los huevos duros.

A los 50 minutos abrimos la olla y echamos la masa, y lo movemos para que el agua espese. Echamos las claras aquí. Removemos todo. Añadimos la hoja de laurel. Dejamos que siga calentándose un poco y ya está listo para servir.

Estrenamos este blog de Gastronomía y Pesca, donde cada viernes pondremos una deliciosa y nutritiva receta de pescado.

Si quieres estar fuerte y sano, esta es tu receta: el lenguado y la mandarina son dos productos que destacan por sus propiedades nutritivas. Pero, cuidado, ¡conlleva el peligro de que os salga tan rica que vuestros invitados os la vuelvan a pedir siempre que vayan a vuestra casa!

Ingredientes:

  • 4 lenguados
  • 200 gramos de gambas
  • 1 cucharada de harina
  • 1 litro de caldo de pescado o 1 avecrem de pescado
  • vino blanco
  • sal
  • pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Cebolla
  • Mantequilla

Salsa de mandarina:

  • 1 mandarina
  • 1/2 litro de zumo de mandarina o comprar mandarinas y exprimirlas nosotros pero reservar una.
  • Ralladura de mandarina
  • 3 cucharaditas de mantequilla
  • 1 cucharada de maicena
  • 1 avecrem de pescado
  • Opcional: Batidora de varillas

Preparación:

Como siempre, pedimos lenguado limpio en nuestra pescadería, ya en lomitos. Cortamos los lomos en dos trozos. Los dejamos en la nevera.

Pelamos la cebolla y las gambas. Picamos ambos por separado. Fundimos mantequilla en una cacerola. Pochamos la cebolla en la mantequilla hasta que se ablande y salamos un poco. Y a continuación echamos las gambas y añadimos un poco de harina. Cocemos hasta que se haga una pasta. Salpimentamos y removemos bien. Y reservamos.

En un plato, cogemos nuestros lomitos de lenguado y los salpimentamos por los dos lados. Y los dejamos separados de todo.

Hervimos en medio litro de agua un avecrem de pescado. O si hemos comprado un caldo de pescado, lo ponemos a hervir. Vamos a usar un poco para el horno y la otra mitad la guardamos fría para la salsa de mandarina.

Ahora vamos a hacer una especie de sándwich con los lomitos de lenguado, y echamos la pasta de gambas en medio (es decir, lenguado abajo, pasta y otro lenguado como tapa). En una bandeja profunda de horno ponemos un poco del caldo de pescado que ya tenemos preparado, un chorro de vino blanco y colocamos los “bocadillos” de lenguado. Los regamos con poco aceite de oliva virgen y los calentamos a 180º durante 10 minutos-15 minutos. Reservamos.

Para la salsa de mandarina:

Rallamos en un bol la piel de mandarina. Y la reservamos.

Si hemos comprado zumo de mandarina, pues lo usamos en el siguiente paso. Si no, pelamos las mandarinas, las exprimimos y luego las pasamos por un colador para que no caiga ninguna pepita. Intenta dejar una mandarina entera por si la usas para decorar.

Después, ponemos en una cazuela el zumo de mandarina y dejamos que se reduzca a la mitad. Cuando esté frío el caldo de avecrem de pescado le echamos la cucharada de maicena. Y volvemos a nuestra cazuela con el zumo: Añadimos la piel de mandarina rallada, sal, pimienta, y el caldo de pescado. Y dejamos cocer todo a fuego lento hasta que espese. Ahora vamos cogiendo tres cucharadas de mantequilla y lo batimos todo con una batidora de varillas hasta que quede una masa uniforme.

Sacamos los bocaditos de lenguado del horno y echamos en nuestra salsa el líquido del lenguado que ha quedado en nuestra bandeja de horno.

Si queremos darle un toque perfecto en presentación cogemos una mandarina, la pelamos bien y separamos los gajos. Y los calentamos al microondas 10 ó 20 segunditos. Lo metemos en nuestra salsa, lo movemos un poco y listo para servir. Si tienes demasiada salsa, lo ideal es poner una salsera al lado para que la gente pueda servirse más.

La imagen que hemos elegido es de Zaira de PetitChef y ella da otra versión de esta sabrosa receta.

Esperemos que os haya gustado.

¡Nos vemos el próximo viernes!